• Pily Castillo

Alicia en el País de las Maravillas como nunca lo has visto

Actualizado: 27 de sep de 2020

Probablemente conoces la historia de Alicia en el País de las Maravillas gracias a las adaptaciones realizadas por Disney. Tal vez te sucedió igual que a mí, que la conocí gracias a la película animada de 1951, o quizá como muchos otros, la conociste gracias a la película dirigida por Tim Burton en 2010.



De cualquier forma, te podrás haber dado cuenta que esta historia no es para nada coherente, es una historia fantástica que narra las aventuras de una niñita burguesa que se adentra en un mundo disparatado.


Personalmente, esta historia infantil es una de mis favoritas y de vez en cuando, me gusta volver a ver la película animada. Sin embargo, nunca leí el libro sino hasta ahora.

Para mi sorpresa, en sus páginas encontré algo que no imaginé; muchas diferencias de la película animada y más importante, bajo un análisis más detallado, noté una denuncia y sátira a la sociedad y al mundo de los adultos en el que vivía Lewis Carroll, el autor. Es decir, a pesar de que el libro es del género sinsentido y se considera infantil, contiene aspectos que solo los adultos pueden captar.


Una de las contradicciones que encontré es que Lewis Carroll, catedrático matemático de la Universidad de Oxford, guiado por las reglas de la lógica y la razón haya creado un mundo absurdo y sin sentido.


A continuación, te presento algunos puntos en los que claramente el autor resalta los aspectos culturales de los que él era partícipe. Partiendo de la premisa que los libros infantiles son escritos por un adulto.

1. La sobreimportancia de los modales, el protocolo y la etiqueta.


A lo largo de la historia, Alicia se encuentra con personajes que muestran poco o nada de los modales aceptados para la época; algo que normalmente suele irritarla repetidas veces. Por ejemplo, cuando se encuentra con la Oruga y no le muestra nada de buenos modales, Alicia decide retirarse muy molesta porque no está acostumbrada a este trato 'tan hostil'. Y no nos olvidemos de la merienda tan alocada que comparte con el Sombrerero loco y a la Liebre de Mayo. Alicia se suma a ellos sin ser invitada, por lo que la liebre le dice:


"También fue muy poco correcto de tu parte sentarte sin haber sido invitada- dijo la Liebre de Marzo".

Alicia tomando el té con el Sombrerero loco y la Liebre

2. La importancia de las clases sociales.


Alicia, es una niña de clase alta educada en historia, danza, francés, literatura, entre otros. Durante la época victoriana, las clases sociales eran totalmente diferenciadas y el trato a la servidumbre era muy severo. Este es un aspecto que no pasa desapercibido durante el libro. Se denota de una forma graciosa y satírica, el respeto y el protocolo que debía tener la servidumbre a sus patronos.



3. La disciplina que se ejerce en los hijos.


No es un secreto que la disciplina y el castigo que se ejercía en los niños era demasiado dura y estricta, aspectos que probablemente hasta hoy se ven reflejados. En un fragmento del libro, cuando Alicia se encuentra con la Duquesa meciendo a su bebé para que deje de llorar le canta una canción que dice así:


“A tu muchacho háblale con rudeza

Y golpéalo si estornuda:

Solamente lo hace para fastidiar,

Porque sabe que eso me disgusta.

¡A mi hijo le hablo severamente

Y lo golpeo si estornuda,

Porque es capaz, cuando quiere, de disfrutar la pimienta”


Alicia junto a la Duquesa, su bebé y la Cocinera

Definitivamente esta es una canción de cuna no tan adecuada para un bebe y lo más impresionante de este relato es lo que sucede después. La Duquesa al recibir una invitación para jugar al croquet con la Reina, deja a su bebé con Alicia y se retira. Esto transmite una ironía de la sociedad de la época. Por un lado, los padres oprimían exageradamente a los niños para que fueran educados y se rodearan de la alta sociedad y por el otro, si los padres tenían eventos sociales en los que implicaba rodearse de estas personas elitistas, dejaban a sus hijos al cargo de la servidumbre.


Alicia y el bebé que se convierte en cerdo (si, cerdo)

4. Los juegos de croquet (críquet)


Dicho deporte se creó y popularizó dentro de la alta sociedad y la realeza. Por eso, Carroll lo muestra de manera disparatada, en donde las pelotas son erizos y los palos, flamencos vivos y muy cómicos.


Alicia jugando al coquet

5. La autoridad absoluta de la Reina


En los últimos capítulos del libro, Alicia se encuentra en una disputa legal sobre unas tartas que fueron robadas. En estos fragmentos se resalta constantemente que todas las decisiones judiciales que toma la Reina de Corazones, presentada como un déspota, terminan en la decapitación. En otras palabras, Carroll realza el poder y autoridad que ejercía la Corona y que en la toma de decisiones tenía más importancia la reina que el rey.


Alicia en el juicio por las tartas robadas

6. Algunas influencias de Charles Darwin


Charles Darwin presentó El origen de las especies en 1859 y seis años después, Lewis Carroll publica Alicia en el País de las Maravillas. Las ideas planteadas por Darwin llegaron a ser tan revolucionarias en su momento, que por eso eso leemos la invención de las criaturas fantásticas de Carroll como: el Grifo, la tortuga falsa y el maestro de la tortuga llamada Galápago. Seguramente, esto no es una coincidencia.

Alicia, el Grifo y la Tortuga falsa

Existen muchos otros aspectos en el mundo creado por Lewis Carroll, de los que él tomó detalles de la vida real y los satirizó en este libro. No es de extrañar que en esa época también ocurrieron 'disparates', como la revolución industrial en Inglaterra y los estudios de Charles Darwin, el auge en los modales y la etiqueta en la clase alta, la influencia de la realeza y la distinción de las clases sociales.


Espero que después de presentarte estos puntos leas la literatura infantil, especialmente el de Alicia en el País de las Maravillas, con una percepción diferente del mundo que se te presenta.


Alicia, sus amigos y yo


SOBRE EL AUTOR

Pily Castillo

@thebestofisela


Pily Castillo es una lectora empedernida desde los 15 años de edad y cinéfila desde siempre. Le agrada ver las situaciones desde un punto de vista diferente al de los demás y le encantan los retos intelectuales.

Dato curioso: Aunque disfruta del tiempo en casa, prefiere las actividades al aire libre.