• Andrés Beltanien

La voz | Escribir ficción

Actualizado: jun 19

La voz no es uno de los cinco elementos de la ficción, pero es el factor que hace que el escrito se vuelva especial para el lector, porque es la forma de narrar del autor.

  • Lo acerca a la historia

  • Lo hace sentir abrazado mientras lee.

  • Es la esencia del escritor.

Cien autores podrían escribir la misma historia, pero según su voz (tono, estilo, preferencias) conectarán más con cierto tipo de lectores.


Tipos de Voz

Existen cuatro tipos de voz clasificados por Hardy Griffin, profesor de la Gotham Writer's Workshop. Cada una tiene su ventaja, sus retos, y todo depende de la elección del autor o la que más le sea más natural. Después de todo, a veces no se elige.


1. Coloquial

Mantiene una conversación despreocupada con el lector. Se puede decir que en este tono de narración no existe el protocolo ni el "qué dirán", y la jerga suele ser una de sus bases. Uno de los primeros representantes de esta voz fue Mark Twain con su personaje Tom Sawyer.

Si no has leído un libro llamau Las aventuras de Tom Sawyer, no me conocerás, pero no importa. Este libro lo hizo el señor Mark Twain y casi siempre contaba la verdá. Había algunas cosas en que exageraba pero casi dicía la verdá.

La ventaja es que los personajes pueden desplegar toda su personalidad, porque no hay filtros, pero se debe tener cuidado con que no rebelen cosas que no apoyan a la trama.


2. Formal

Su principal característica es que no pretende crear cercanía con el lector, por lo que es la más utilizada en historias con narrador en tercera persona. Es una voz clara, que detalla con minuciosidad pero que también tiene el don de ir al grano. Nunca se permite la desfachatez o la impropiedad. Un buen ejemplo es Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de adobe construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas...

Este tono de narración se utiliza si se desea un estilo elevado en la prosa. Si se le atribuye a un personaje principal, es mejor que sea alguien letrado. No tendría sentido que la voz de Tom Sawyer hubiera sido de este tipo, ya que era un joven poco culto, y fue por esa razón que Twain se tomó la libertad de crear la voz coloquial.


3. Informal

Esta voz da para muchos estilos, porque es desenfadada, relajada, pero sin la desfachatez de la coloquial, de ahí su nombre. Se podría decir que es el tipo de voz que usas con un buen amigo con el que no hay intimidad. Es de las más utilizadas en la ficción contemporánea.

Un buen ejemplo son los libros de Roald Dahl, he aquí un extracto de Matilda:

Ocurre una cosa graciosa con las madres y los padres. Aunque su hijo sea el ser más repugnante que uno pueda imaginarse, creen que es maravilloso. Algunos padres van aún más lejos. Su adoración llega a cegarlos y están convencidos de que su vástago tiene cualidades de genio.

La ventaja es que se puede usar con cualquier tipo de narrador, y es bastante difícil fallar con ella, porque se presta para el tipo de lenguaje que usamos la mayoría de personas para comunicarnos con los demás.


4. Solemne

Se trata de una voz lírica, casi poética, o bíblica, en la que las metáforas y los símiles están más presentes. La ventaja es que obliga al lector a leer más despacio, ya que todo se siente como si fuera un gran acontecimiento. Por otro lado, se puede sentir demasiado forzada y quitar energía a la narración.

Un ejemplo clásico es Oliver Twist de Charles Dickens:

Su noveno cumpleaños encontró a Oliver Twist delgado y pálido, un tanto diminuto en estatura y decididamente pequeño en circunferencia. Pero la naturaleza o la herencia habían implantado en el pecho de Oliver un fuerte espíritu de resistencia...

A veces no se trata de elegir una voz, la historia o el personaje la eligen por ti. Lo primordial es que te sientas cómodo con ella, porque será tu sello y lo que te identifique. Por ejemplo, tal como vimos con Roald Dahl, era un escritor de voz informal, y la usó con sus relatos para adultos y sus novelas infantiles, en los que siempre estuvo presente un tono irónico y sarcástico, su esencia.


SOBRE MÍ

Andrés Beltanien @andresbeltanien

Me encanta leer chick lit, middle grade, suspenso y motivacionales cristianos. Actualmente estudio un Bachelor en Escritura Creativa, y trabajo como distribuidor independiente de Herbalife Nutrition desde hace siete años. Si quieres leer una de mis novelas cortas de fantasía totalmente gratis, haz clic aquí. Dato curioso: No puedo trabajar en espacios desordenados; debo organizarlos, casi como una obsesión.