• Pily Castillo

El Pampinoplas | Libros de la infancia

Hace unos meses encontré en mi librera El Pampinoplas escrito por Consuelo Armijo, uno de los libros que leí en el colegio cuando estaba en segundo de primaria, a los 7 años de edad.


Me trajo mucha nostalgia y buenos recuerdos, como los hábitos de lectura que me inculcaron mi mamá y el colegio. Recién esta semana, a mis 24 años, lo releí con nuevos ojos y quiero compartirte una reseña de la trama y algunas moralejas que deja el libro.


Yo a los 7 años, junto con un dibujo de mi mamá y yo en la contraportada que hice a esa edad (siempre dibujando).


Reseña


Este libro narra las aventuras de Poliche, un niñito curioso y aventurero, que llega de visita a la casa de su abuelo. Al principio, Poliche piensa que quedarse con él resultará en algo aburrido por el hecho de que es un ancianito. Sin embargo, su abuelo, Agapito, es un señor bastante animado y divertido con el que Poliche aprende que la edad no es un límite para pasar un momento agradable.


Durante la estadía de Poliche, aparece un personaje en la comunidad al que nadie conoce y que siempre anda haciendo averías en las casas del vecindario; lo conocen como el Pampinoplas.


Una tarde, Poliche se pierde en el bosque y descubre el escondrijo del Pampinoplas. Él y su abuelo descubren la identidad de este personaje, y lo ayudan a cambiar, aunque no les será tan fácil.


Moralejas


Como siempre, los libros publicados por El Barco de Vapor dejan lecciones que los niños pueden aprender, El Pampinoplas no es la excepción. Estas son algunas lecciones que pude extraer y estoy segura de que tú y tus hijos encontrarán más.


1. El valor de los abuelos


Leer este cuento refuerza en los niños lo importante que es valorar el tiempo que se pasa con los abuelos.

Me hizo pensar en lo mucho que quiero a mis abuelos y aunque mi abuelita ya no está conmigo, recordar esos momentos juntas me hace pensar que la infancia con los abuelos se vive mejor, sin duda. Además, me hizo reflexionar en que ahora cada momento que paso con mi abuelo, aunque sea solamente ver televisión, es algo que me hace quererlo más.



2. Lo importante de hacer cosas buenas


En el libro, el Pampinoplas aprende lo importante que es tener una buena relación con las personas que lo rodean, que robar y hacer travesuras (por más divertido que le parezca) tiene sus consecuencias. Al final, los niños aprenden que no hay edad para cambiar las malas actitudes o hábitos que se tengan, siempre se puede mejorar.


3. Se puede tener amigos de diferentes edades


Tu niño aprenderá que, así como Poliche, él puede entablar una amistad muy bonita con adultos mayores. Aunque las personas de la tercera edad no tengan las mismas energías que él, sí puede pasar un momento divertido y aprender cosas nuevas, gracias a la experiencia que tienen las personas mayores.


Si tienes la oportunidad de leer este libro a tus hijos, estoy segura de que disfrutarás de 91 páginas de aventuras divertidas, y quizá hasta te den ganas de intentar los juegos que Poliche y Agapito hacen en casa.


SOBRE MÍ

Pily Castillo

@thebestofisela


Soy amante de los cuentos clásicos de fantasía. Me crie con mis dos abuelos maternos y es un aspecto que ha influido mucho en mí, aprendí a entablar conversaciones y formar amistad con personas de todas las edades, así como a apreciar el conocimiento que nos brindan los demás.

Dato curioso: Estudié en el mismo colegio desde los dos años hasta diversificado.