• Andrés Beltanien

Partes de la Trama

Actualizado: 12 de nov de 2020

La trama es el primer elemento de la ficción, uno de los que debemos aprender a dominar, como lo indiqué en este artículo. La trama se trata de la organización de la historia, compuesta por un arco dramático formado por:


Planteamiento

Nudo

Desenlace


Para crear una novela que enganche, es crucial entender cada uno de sus objetivos.


Para cada una de las partes del arco dramático, usé el libro El diablo viste de Prada para ejemplificar, aunque las imágenes hacen referencia a la película.



ARCO DRAMÁTICO


Primero, recordemos que la Trama responde a la gran pregunta dramática, que gira alrededor del deseo del protagonista. En el caso del El diablo viste de Prada, dicha pregunta es: ¿Podrá Andrea sobrevivir a su nuevo trabajo en Runway y lograr abrirse campo como periodista?


1. Planteamiento


Su objetivo es poner en contexto al lector, sin saturarlo de información, porque se puede ir dando poco a poco a lo largo de la novela. Se expone al o los protagonistas y su bagaje: locación, ámbito social y situación. Es importante que sea lo más corto posible, porque si es demasiado largo, el lector puede perder el interés.

Lo más importante: Que termine con el elemento detonador (cuando surge el conflicto al que deberá enfrentarse o superar el protagonista).


Andrea pidiendo el empleo en Runway

Por ejemplo, en El diablo viste de Prada, el planteamiento nos presenta a Andrea Sachsz, la protagonista; sus amigos, familia, novio y su deseo de ser una buena periodista. Resulta pidiendo trabajo en Runway, una revista de moda de la que no sabe nada. Por lo tanto, el elemento detonador es cuando le dan el empleo, ya que dado a su bagaje, sabemos que no va a encajar y que será todo un reto para ella.


Se puede hacer el planteamiento mediante la presentación de un personaje (el método más usado), el conflicto (utilizado en novelas de acción), un diálogo (el que se usa en las secuelas), o documentos no literarios (novelas epistolares o policíacas).



2. Nudo


Es la parte más extensa de la novela, donde el protagonista se enfrenta al desafío y a los obstáculos. Para que el lector desee seguir leyendo, se debe ir jugando con la tensión: llevar a los personajes al límite (no hacérselas fácil), crear subtramas, plantear bien el conflicto al que se están enfrentando e incluir giros de tuerca (hechos que el lector no espera).

Lo más importante: Que esté presente el clímax (es el punto más álgido de la historia; puede hacer que el protagonista cambie o reflexione, para bien o para mal).


Tipos de conflicto

  • Externo: Puede ser un personaje que se oponga al protagonista (antagonista), un sistema autoritario (como los hay en las distopías), una circunstancia social o una situación que lo afecte.

  • Interno: Este tipo de conflicto se forma con las emociones del protagonista o su manera de pensar; puede ser la baja estima, la duda sobre su propósito, valía, o un trauma pasado que debe superar.


Andrea atendiendo los pedidos de su jefa

En El diablo viste de Prada, la protagonista lidia con conflictos externos: su jefa megalómana, amigos que no pueden entender su trabajo, un ambiente laboral en el que no encaja. A lo largo de la novela, se van sumando los conflictos internos, como poner en riesgo sus principios, abandonar a su amiga-adicta en un hospital, e irse transformando en quien no desea ser. El clímax de la novela llega cuando se da cuenta de lo mucho que ha cambiado, y es cuando reflexiona. Finalmente "manda a su jefa al demonio" frente a un montón de personas mientras están en París, y se va.



3. Desenlace


Es la parte final, en la que el conflicto principal se resuelve y se responde a la gran pregunta dramática. Para este momento, el protagonista tuvo que transformarse al atravesar los retos que se le pusieron.

Lo más importante: Que tenga una secuencia lógica respecto a lo que ha ocurrido para que deje satisfecho al lector.


Tipos de desenlace


  • Positivo: El protagonista encuentra la felicidad y logra lo anhelado.

  • Negativo: El protagonista no consigue lo que se propuso.

  • Ambiguo: El protagonista termina en una situación incierta y todo queda a interpretación del lector.

  • Abierto: El conflicto se resuelve pero ya no se cuenta lo que pasó después.

  • Circular: El protagonista termina en la misma situación del inicio.


Andrea al abandonar a Miranda

En El diablo viste de Prada, se da un desenlace positivo, ya que Andy es despedida, pero una ex-asistente de su jefa le ofrece empleo en una revista, esta vez como redactora, así que logra su meta. Así es como la gran pregunta dramática se responde, ya que Andrea finalmente consigue una oportunidad para abrirse paso como periodista.



REGLAS DE ORO DE LA TRAMA


  1. No resuelvas el conflicto por medio de milagros, eventos sin sentido, ilógicos o repentinos (el también llamado deus ex machina).

  2. Pónsela difícil al protagonista para obligarlo a superarse.

  3. No resuelvas las subtramas al mismo tiempo.



Hay otros factores qué aprender sobre la trama, así como tipos y subtipos, ya que toda novela es diferente. Sin embargo, las partes del arco dramático son las mismas para todas y las más importantes si deseas escribir una. Debo decir que no se puede crear una buena trama al primer intento; usualmente se va transformando, cambiando y reescribiendo, y ese proceso de prueba y error es el mejor maestro de todos.


TAREA: Mira tu película favorita e intenta analizar su arco dramático: el planteamiento, el nudo y el desenlace. Eso te ayudará a agilizar tu creatividad y a poder entender la estructura de cada una de las historias que lees o miras.



SOBRE EL AUTOR

Andrés Beltanien

Instagram: @andresbeltanien


Andrés es amante de la literatura fantástica y motivacional. Estudia un Bachelor en Escritura Creativa, y desde los 13 años que crea historias de literatura infantil. Puedes leer una de ellas aquí. También ama cocinar y ejercitarse.

Dato curioso: Sus escritores favoritos son Joyce Meyer y Roald Dahl.