• Andrés Beltanien

7 curiosidades de Hans Christian Andersen | Padre de la literatura infantil

Hoy, 2 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil en honor al nacimiento de Hans Christian Andersen, el famoso escritor danés de literatura infantil.


Hace unos días leí su autobiografía, El cuento de mi vida, en la que comparte muchos de los detalles que lo llevaron a convertirse en uno de los Padres de la Literatura Infantil y uno de los primeros en escribir historias exclusivas para niños.


Para mi sorpresa, descubrí que no la tuvo fácil en su juventud, mucho menos cuando decidió convertirse en escritor. Por eso, te comparto algunas curiosidades sobre algunas etapas de su vida.



1. Diferente

Cuando Hans era niño, no cumplía lo que se esperaba de un varón en aquella época: le gustaba bailar, cantar, actuar (amaba mucho el teatro), e incluso confeccionaba ropa para sus títeres. En una oportunidad, cuando era niño, pasó días haciendo espectáculos en una fábrica para divertir a los empleados.


Así los primeros días lo pasé muy bien en la fábrica, pero un día, cuando estaba en lo mejor de mi canto y se hablaba de la claridad de mi voz y de lo increíblemente alto que llegaba, uno de los mozos gritó: «¡Este no es un chico, es una mujercita!»; me agarró y yo me puse a chillar y a lamentarme. Los otros, a los que les pareció divertida la broma pesada, me sujetaban por los brazos y las piernas; yo gritaba con toda mi alma y escapé corriendo, vergonzoso como una niña, hasta llegar a casa con mi madre, que me prometió que no volvería allí jamás.

A pesar de que no lo especifica en su autobiografía, creo que aquella experiencia lo ayudó a moldear El patito feo: un personaje que no encaja con su entorno, pero que al final, a pesar de ser diferente, se convierte en una hermosa ave.



2. Vivencias

La educación tardía, los trabajos que consiguió y la estadía que le ofrecieron en distintas casas por parte de gente hospitalaria durante su adolescencia y juventud, le enseñaron mucho sobre lo bondadosas que podían ser las personas, algo que se reflejó en algunos de sus cuentos.



3. Burlas, burlas, y más burlas

Como no era tan letrado, publicó sus poemas y sus obras con errores gramaticales y faltas ortográficas. Fue por eso que la gente hacía reuniones exclusivas para criticar su trabajo, a veces lo invitaban solo para humillarlo, y en ocasiones, los periódicos daneses se confabularon para desprestigiarlo.

La gente, para divertirse, me pidió que recitara una de mis propias poesías.

En cuanto dejó Dinamarca para abrirse camino en el resto de Europa, fue ganando buena reputación, al punto que se codeó con gente de la alta sociedad y la realeza de Dinamarca.

Me siento un elegido de la fortuna, tantas de las personalidades más nobles de mi tiempo me han dispensado su simpatía y afecto, muy pocas veces ha sido defraudada mi confianza en la gente.


4. CÓMO COMENZÓ CON LOS CUENTOS INFANTILES

Durante la época en la que se mofaban de su trabajo, se le ocurrió escribir sus cuentos con prosa simple, la que usaba para relatarle las historias a los niños, y para que no lo criticaran por aquella decisión, decidió publicarlos con la premisa de que eran dirigidos exclusivamente al público infantil.

Como ya he dicho, para que los lectores no se esperaran otra cosa, había titulado mis primeras narraciones Cuentos para niños; las había escrito en el mismo lenguaje y con las mismas expresiones con que se las contaba de palabra a los pequeños y estaba convencido de que gustaban a gente de todas las edades. (...) Los cuentos pasaron a ser lectura de niños y mayores, y yo creo que esa es la meta a que debe aspirar todo narrador de cuentos.

Aquella decisión fue crucial en el origen de la literatura infantil, ya que no existían historias exclusivas para los niños.



5. Su mejor amiga

Si ya viste El Gran Showman, recuerdas a Jenny Lind, la cantante que interpreta la actriz Rebecca Ferguson y que nos presentan como una mujer seductora. En la realidad, era mejor amiga de Hans; daba conciertos a beneficencia de los desamparados y los orfanatos, y fue la que le enseñó a él sobre el dar.

Con Jenny Lind descubrí la esencia sagrada del arte, con ella aprendí que hay que olvidarse de uno mismo en aras de algo superior. Durante largo tiempo no ha habido persona que tuviera en mí influencia tan benigna como Jenny Lind, y por eso guardo como el bien más preciado su recuerdo.


6. Sus cuentos más famosos

Hans Christian Andersen escribió El traje nuevo del emperador, El patito feo, La niña de los fósforos, La princesa y el guisante y La Sirenita. Disney no tendría uno de sus grandes éxitos sin la imaginación del autor.



7. Fe

Desde el inicio del libro, Hans deja claro lo mucho que cree en Dios. A lo largo de las páginas, le da el crédito de sus logros y lo muestra como su fortaleza durante los periodos duros de su vida. Esta creencia en alguien superior a nosotros se refleja bastante al final de La niña de los fósforos.

La historia de mi vida dirá al mundo lo que a mí me dice: «hay un Dios amoroso que encamina todo a buen fin».

Gracias, Hans Christian Andersen, por haber resistido burlas y rechazo para poder darnos tus cuentos y marcar el inicio de una nueva era en la que millones de niños han sido beneficiados, tanto con tus historias, como aquellas que han de por venir.


¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO INFANTIL!



SOBRE MÍ

Con mi sobrino, Lucas.

Andrés Beltanien

@andresbeltanien

Me encanta leer chick lit, middle grade, suspenso y motivacionales cristianos. Actualmente estudio un Bachelor en Escritura Creativa, y trabajo como distribuidor independiente de Herbalife Nutrition desde hace siete años. Si quieres leer una de mis novelas cortas de fantasía totalmente gratis, haz clic aquí.

Dato curioso: El cuento de mi vida es el primer libro con el que me identifico tanto con el protagonista.